poesía en el tren

Renfe ha decorado todos sus vagones con un oxímoron sin igual:
“martillo rompecristales. romper este cristal para acceder al martillo”

8 Comentarios

  1. Alberto Ramos
    |

    Hace mucho que no viajas en tren, ¿verdad? ;-)

  2. ariadna
    |

    ¡ahí va! pues lo había borrado completamente de mi memoria al, lo siento… curiosamente cuando lo vi pensé que te encantaría :)

  3. Alberto Ramos
    |

    Y me ha encantado. ;-)

  4. sonieta
    |

    si si, hace tiempo que estan estos bonitos martillos (o lo que queda de ellos, porque los “viajeros” se los suelen llevar de recuerdo)

  5. Una Zamorana y un Sallentí
    |

    Ari, siempre ha estado ahí. En los trenes, en los autobuses, en el metro.
    Ahora están detrás de un cristal, pero antes, cuando eramos pequeñ@s, estaba el texto y faltaba el martillo (o robado o no puesto por si las moscas)

    Por lo menos ahora hay que (romper cristal, coger martillo, romper cristal), salir por patas.

  6. ariadna
    |

    claro, imagino que siempre han estado ahí… ¿pero cómo se les ocurre proteger con un cristal a un martillo rompecristales? Con qué se supone que tengo que romper el cristal para acceder al martillo rompecristales? necesito otro martilo rompecristales para conseguir un martillo rompecristales? será una entrada a otra dimensión? ay dios, cuántos enigmas… y yo que solo quería ir a granollers…

  7. claudia paredes
    |

    La pregunta es…¿para qué quieres el martillo?

  8. ariadna
    |

    lo que quiero es ir al otro lado del cristal, clau. pero ahora que lo dices, no creo que haga falta ningún martillo para eso… :)